Claudia Avila Vargas

Bogotá,Colombia

http://avilcla.cv.fm/es/

 

Cuantos van:

 

 

 

 

QR code services, tools and utilities by www.qr4.nl

En una encrucijada epistemológica

En una encrucijada epistemológica

Por Claudia Avila 
 

Empezando a elegir el colegio para mi hijo,ingresa a primero, y entonces empiezo a pensar que será importante, el énfasis,el tiempo, la cercanía, los traslados, el trato...???

 

Educar es difícil,lo digo como docente pero elegir un colegio para tu hijo y querer tenerlo cerca aún más, pareciera que el sueño de muchos de crear colegios se ha convertido en una empresa, más que en la finalidad misma de ser capaces de propiciar proyectos pedagógicos llamativos, por más que busco en mi zona, todos los que se encuentran cerca tiene  40 niños en un salón, y no estoy hablando de colegios públicos , sino de privados,desafortunadamente el dinero invade el corazón y no importa llenar más y más un salón de clases.

 

 


En diferentes conversaciones con familiares y amigos, escucho en ocasiones que niños de tan solo 2 años pierden una asignatura, “el profesor de aula menciona que  no tiene motricidad...” no maneja espacio...no, no, no, Pareciera que hasta en los dichosos descriptores del boletín de calificaciones, sólo supiéramos escribir NO.

 

Soy docente, fui docente de preescolar, primaria, bachillerato, nunca estado de acuerdo con un instrumento que evalúe el avance de los niños, sé que tal vez muchos consideren importante esto. O hasta se convenzan  y se sientan temerosos o se llenen de angustia cuando ven que la  maestra de preescolar de su hijo dice que va perdiendo alguna materia, no digo que no hagan falta profundizar en algunos procesos, pero PERDER una materia. Por Dios, el niño no pierde el que Pierde es el Padre, el llamado debe ser para él o para ella, puesto que allí se comprueba que el acompañamiento no es el mejor, que debemos dedicar más tiempo a nuestros niños. Tampoco quiero desconocer que esto de la modernidad y de los llamados a familias disfuncionales han hecho que los Papás estén trabajando todo el tiempo, el dinero en ocasiones se ha empezado a volver más importante que la misma familia; el no querer que nuestros hijos pasen por las mismas circunstancias que pasamos nosotros (¿qué me pregunto...Cuáles fueron?), nos están alejando de nuestros niños. El te amo no  puede ser solo visto cuando nuestros hijos se suben a  una ruta (en ocasiones con cobijas a horas tempranas, maletas pesadas,) y cuando llegan de sus colegios, mis queridos compañeros estamos preparando para el trabajo, no para disfrutar la vida. Sé, que tal vez, al interior de la lectura muchos estén o no de acuerdo. Pero en este momento es lo que siento.

 

 

Bueno esto no es más que lo que en este momento estoy viviendo, miro a mi hijo, imagino todo lo que empezará a vivir, y como dice la canción “Solo le pido a Dios” que la persona que se tope con mi hijo (sus diferentes docentes) lo traten con respeto, con diferencia.

 

Como docentes deberíamos mirar a cada niño con ojos diferentes, esto no lo hacemos, digamos la verdad, por la cantidad de estudiantes en un aula, se miran a todos esperando que cumplan las mismas “competencias”... no sé qué pensar, que estamos enseñando, ¿qué estamos formando? ¿Qué maestros estamos formando?  Formamos para la uniformidad? o para qué? Qué está sucediendo, en las aulas,… que si currículo oculto, si existe, en cada uno de los propuesta curriculares, en cada unidad didáctica que en ocasiones son diseñadas para el supuesto de un todo.

 

Todos somos únicos,diferentes, pero desafortunadamente en un aula todos somos mirados con la misma lupa, o ni siquiera con lupa, solo de reojo... Mis Profes, padres, lectores,escribo todo esto, porque entre mas busco cual debe ser el colegio para mi hijo,me siento en la encrucijada más grande, no sé como le hacen para hacer este proceso tan rápido algunos, mis felicitaciones a todos aquellos que lo hacen sin pensar en nada, solo en que esté más tiempo allí y menos con su familia.

La vida esta pasando tan rápido, que ya casi no existe tiempo para lo más importante, para la familia. Yo sé que la formación profesional de nosotros como adultos es importante, pero y el tiempo? que le hacemos con el tiempo?, sacrifiquemos algunas cosas dicen algunos, pero y cuando quieres maravillarte de ver crecer a tu hijo a tu lado, de enseñarle a leer, de verlo sonreír en cada palabra que puede leer?. Que alegría cuando te sientes más profesora de tu hijo TU que cualquiera que esté en las mañanas con ellos. No permitamos que estos tiempos de bendición sean rapados solo porque en ocasiones nosotros  elegimos (no existe la calidad de tiempo existe el tiempo, el tiempo con tu familia, con tus hijos...), que se viva esta circunstancia.

 

Soy docente para estudiantes que deseen ser profesores, y todos las clases no me canso de manifestar que deben ser los mejores maestros, con el corazón enorme,grande, que miren cuando lleguen a clase a los niños como si fueran sus hijos.Y siempre termino diciéndoles que hago esto porque no sé en qué momento uno de ellos será el profesor de mi hijo. Porque la profesión que elegí para mi vida es la más bendecida, la más hermosa, así los sueldos y las condiciones no sean las mejores, pero tenemos en nuestras manos seres humanos deseosos de aprender,de soñar...

 

Termino concluyendo que no sé qué colegio elegir, qué quiero más tiempo para mi hijo (tal vez porque mi punto de referencia, es la calidad y cantidad de tiempo que me daba mi madre. Que si trabajaba?, claro lo hacía, lavando ropa en otras casas,y aunque llegara con sus manos casi transparentes de lavar, con su ropa mojada,siempre estuvo allí, esperando que llegara para abrazarme y demostrarme que era y soy lo más importante para ella , así tenga ya mis 36 años, lo sigue haciendo), claro, quiero avanzar en mi vida profesional, y quiero soñar con tiempos diferentes para nuestros niños grandes o pequeños, quiero soñar con otros tiempos. Y tu que lees esto, ¿qué quieres para tu vida, qué quieres para tus hijos?

 

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    hermes jair realpe (jueves, 06 junio 2013 21:40)

    Profe. Como lo mencionabas anteriormente es una encrucijada y mas cuando sabes de antemano las circunstancias que envuelven la educación en estos tiempos. Pero frente a todo esto es la educación de tu hijo lo primordial y así como tu eres una excelente maestra, tu hijo también estará en buenas manos. Saludos, abrazos

  • #2

    iron fuentes (jueves, 06 junio 2013 22:00)

    Que bonito profe!! :D :D

  • #3

    Claudia Betancur (jueves, 06 junio 2013 23:18)

    Claudita, lo más importante es que el niño este contento, que disfrute el lugar donde va a estar gran parte de su vida. El aprendizaje en cada niño es un proceso distinto, que en casa se puede ayudar. A veces donde menos aprenden es en el colegio, allí desarrollan en esa edad gran parte de sus habilidades sociales, que finalmente son las que le permitirán usar adecuadamente el conocimiento.

  • #4

    Janneth Wilches Hernandez (viernes, 07 junio 2013 11:33)

    Hola mi querida amiga y colega, muy interesante lo que planteas en tu escrito, creo que en algunas ocasiones tu "cerebro teje enredaderas" y eso hace que no confíes y se vuelva un caos el pensar en donde vas a matricular a Emannuel, pero como dice Claudia B, en la familia el niño es el 90% educado..el otro 10% lo tiene la escuela, tu preocúpate ser esa maestra numero uno en tu casa que lo demás vendrá por añadidura....te lo aseguro.....

  • #5

    Luz Nelly R (sábado, 08 junio 2013 12:28)

    Hola Mi Clau...
    Estos son los dilemas que nos fortalecen y nos hacen madres y amigas, es el reto de lograr un punto medio en el que nuestro hijo se desarrolle y asuma su propia la vida desde la pequeñas tareas y que los padres nos sintamos seguros y sin tanto sentimiento de culpa, (digo tanto porque siempre sentimos que podemos hacer más por ellos); es como cuando los regañamos nos duele más a nosotros mimos, pero nos toca dejarlos enfrentar su propia vida.
    Pero coincido que uno de los cuestionamientos más duros para uno de padre es el tiempo que no podemos estar con los hijos, por nuestras ocupaciones laborales, dime lo a mí.
    Pero recuerda cada día trae su afán y en las “abandonados en la manos Dios, él nos mostrará el camino a seguir”
    Abrazos.

  • #6

    Diana P. Salazar (sábado, 15 junio 2013 14:43)

    Profe,no eres la única que te encuentras en esa encrucijada, buscar un colegio no es fácil, ya que como padres queremos brindar siempre a nuestros hijos lo mejor, buscamos calidad. En cuanto al tiempo, considero que la dedicación que brindemos a nuestros hijos es la recompensa más grande que cada uno de nosotros pueda tener,pues este es el único que no se recupera. Nuestros hijos son la bendición más grande que Dios nos ha dado.