Claudia Avila Vargas

Bogotá,Colombia

http://avilcla.cv.fm/es/

 

Cuantos van:

 

 

 

 

QR code services, tools and utilities by www.qr4.nl

Evaluar para la vida no para el momento

Nunca he comprendido la manera de medir el saber que se tiene de alguna especialidad, me refiero específicamente a la dichosa EVALUACION.

 

En algún momento usted, a observado, leído y reevaludo las actividades que se dejan a los estudiantes frente a algún tema? Ha pensado si del todo son coherentes? Pero no con los lentes de profesor… Mírelas con los lentes de estudiante.


 

Pero como se define la evaluación?        

 

Hoffman , J, en su libro Evaluación y construcción del conocimiento, menciona de manera explicita los siguiente sobre la evaluación: “Dar una nota es evaluar, hacer una prueba es evaluar, el registro de las notas se denomina evaluación. Al mismo tiempo varios significados son atribuidos al término: análisis de desempeño, valoración de resultados, medida de capacidad, apreciación del “todo” del alumno 

 

A medida que avanza los años nuevas preocupaciones surgen, frente al fenómeno de la evaluación,  a la concepción y las diferentes visiones que se tienen con este proceso. Ahora bien si cambian los procesos (las mediaciones) deberían cambiar las maneras de evaluar; a menudo converso con mis compañeros de trabajo y en resumen de las tertulias, mencionamos que si dentro de nuestras aulas de clase, no cambiamos la manera de evaluar con los estudiantes que se están formando para docentes, pues (la manera de evaluar, las pruebas…parciales… o la manera como cada quien esta haciendo este proceso); se están perdiendo espacios reales de aprendizaje. Esto porque no es desconocido que los estudiantes replican lo que se les ofrece, y si en algunas clases de las diferentes licenciaturas se habla de concebir la evaluación de X o Y forma, de observar los procesos, etc, pero se termina evaluando con un instrumento que espera una respuesta puntual, pues… haber, creo que el discurso se cae,

 

Teniendo presente este espejo, (el cual espero, no muchos nos veamos reflejados en esta realidad) debemos llegar a concebir a la evaluación educativa ya no como una finalidad de la enseñanza sino como un medio de perfeccionamiento y mejora constante.

 

Los docentes debemos dejar de ser disruptivos, es decir debemos dejar de ser docentes (pensarnos en ese rol) y pensarnos como estudiantes; de esta forma generar y propiciar espacios reales de empoderamiento no simplemente de uso adecuado o inadecuado de lo que se comparte en las aulas.

 

La evaluación debe ser:


   Evaluación = Aliado en el proceso de aprendizaje, de reaprendizaje, de autoaprendizaje.


   La Evaluación no puede ser vista como un DUENDE…como un ENEMIGO.

 

En este sentido la evaluación debe permitir dar oportunidades  para evidenciar  que se sabe hacer con los saberes, no solo esperar conocer la respuesta puntual de lo que se pregunta. Por tanto como docentes debemos salir de nuestra zona de confort (pruebas, cuestionarios, respuestas puntuales…)y arriesgarnos a ingresar a la zona desconocida, al aprendizaje de la evaluación. A la evaluación invisible, donde no existan ni docentes, ni estudiantes, al contrario que se comprenda el aprendizaje para todos, donde se apliquen procesos de evaluación que permitan comprender y conocer dinámicas diferentes de socializar lo que se aprende.

 

Con aprecio Claudia Ávila Vargas

 

Escribir comentario

Comentarios: 0