Claudia Avila Vargas

Bogotá,Colombia

http://avilcla.cv.fm/es/

 

Cuantos van:

 

 

 

 

QR code services, tools and utilities by www.qr4.nl

El oficio el docente

Hoy, después de años de ser docente en diferentes colegios, comprendí, el temor de una madre al dejar a su hijo (a) con una persona que desconoce, hablo del cambio de colegio, de la manera como se deben dar las cosas. Cuando fui profesora de colegio, veía a algunas madres y padres angustiadas por hablar con la profe, por recibir solo una palabra de aliento, tal vez una mirada, que permitiera que su corazón no se quedara amarrado allí, con ellos, con sus hijos. Los niños lloraban en la puerta y algunos padres se quedaban mirando con gran tristeza por algunos minutos, siempre la misma escena, me rompía el corazón, pero como no tenía hijos no comprendía la magnitud de este momentico, la magia que existía en ese pequeño momento que como profesores, lo único que queremos (a veces) es cerrar la puerta, y ellos con un abrazo eterno, con unas miradas y una bendición, se unen por breves segundos para luego dejarlos y dar toda la confianza en alguien a quien no se conoce (el profesor).

 

Hoy les escribo esto porque mientras Emmanuelito estaba en el colegio, en su primer día de Primero de primaria, mientras lo dejaba en el colegio, quería dar miles de recomendaciones a su  profe, quería y quiero que cada uno de los profes con quien tenga clase, lo miren con ojos de amor, con ojos de padres, con respeto a la diferencia.

 

 

Es lo mismo que quiero que piensen todos estos a los que en algún momento les dí clase en alguna de las licenciaturas; mis niños como siempre les he dicho, por favor no hagan en sus aulas los malo que recuerdan de algunos de sus profesores, hagan la diferencia. Es necesario ser humanos, ser buenos seres humanos.

 

Ustedes han recibido durante esta semana varios niños, por favor no los miren a todos como iguales, al contrario observen, y noten que todos son diferentes, por eso los necesitan, para que sean quienes les ayuden a descubrir la magia de aprender, pero de manera hermosa, mágica, novedosa. No hagan clases iguales, no seamos “pasados de moda”, hagamos la diferencia, empecemos mañana, mírenoslos a los ojos, y cuando una mamita o papá llegue a hablarles, aunque tengan mil cosas que hacer en su salón, hablen, converse, cuenten cosas sobre sus hijos… Eso es lo que queremos escuchar, pero no siempre quejas. Alguna vez notaste que la agenda estudiantil tiene varias hojas? Porque no pensar en escribir algo sobre cada niño y demostrarle a ese padre de familia, que TÚ eres el mejor profesor que puede tener su hijo.

 

Hoy bendigo mi oficio, el oficio de ser maestro, y bendigo el de ustedes y el de los profesores de Emmanuelito, para que el señor nos permita mirar a los ojos a nuestros estudiantes, y aprender de ellos, e impartir nuestros conocimientos de manera creativa, novedosa, amorosa.

 

Gracias por haber escogido esta carrera, Abrazos

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0